Inmensos malentendidos (version en espagnol)

Qué locura!  se dijo  para si, pensando en las multiples inconsecuencias de Este Mundo, -  y no del "Otro", porque las religiones lo habian desmentido, no con palabras, sino con sus torpes maneras de engañar haciendo lo contrario de lo dicho, y eso, desde hace mas de treinta siglos!

Cuando uno se refiere a algo preciso, la inmensa mayoria de la gente, no lo comprende asi y de esa falaciosa actitud, nacen inmensos malentendidos. Aun los seres que se encuentran en contacto permanente con uno, no logran comprendernos o se esquivan, ante nuestras numerosas observaciones, perplejas o molestas de tanta insistencia. Y es obvio de agregar, que cada ser humano, buzca en los propositos de su projimo, una seguridad y confortacion a sus propias interrogaciones y pesares. Asi que la mayor parte de las veces, solo sabemos ofrecer un comodo refugio, al sufrimiento de quien sufre, y que "consolamos" ,  respondiendo con cobardia, con las mismas frases que esta persona espera que pronunciemos.  Vivimos en un Mundo de Conveniencias que ningun muro de Berlin, logra derribar.  Somos -los humanos- seres de la mas imperfecta constitucion. Entre nosotros, perdemos toda verdadera facultad de comunicar sin mentir, sin omitir, sin disfrazar nuestros intercambios con palabritas "suaves" y mas que hipocritas. Nuestras educaciones - cualesquiera sean los lugares donde hayamos nacido y vivido - endoctrinados de una u otra manera sin ser conscientes de tal hecho, inhiben las reacciones espontaneas y naturales, lo cual no permite  la total franqueza , porque nos encontramos todos, atados a multiples prejuicios, que nos impiden de obrar con justeza.Hay que ser un gran experto del género humano, para saber deducir y extraer, lo sincero de lo que abunda y no lo es. Pero para nuestra mayor pesadumbre, en nuestro propio fuero interior, se mezclan los prejuicios ya mencionados, con pensamientos vanidosos, o simplemente de amor propio, agregados a algunos raros elementos razonables, que no pueden surgir, mas que transformados en caricaturas de los genuinos, de la verdad sin comillas.
Convertidos en personajes de una comedia de Aristofanes o de una tragi-comedia de William Shakespeare, a eso estamos reducidos!

Habria que deshacernos de esos pesadisimos fardos que aplastan nuestro juicio y nos alienan, y como seres  abiertos a toda clase de consideraciones, con una mirada nueva sobre el mundo, descubrir en cada cosa, lo esencial.Y ser también capaz, de volver a encontrar lo que habiamos perdido después de nuestra infancia: una energia que nos permitia de descubrir en el mas infima piedrecilla, todas las maravillas del Universo.

Como lo escribio con tanto discernimiento Krishnamurti:
"Jamas observamos profundamente la calidad de un arbol; nunca lo tocamos para sentir su solidez, la rugosidad de su corteza, para escuchar su propio ruido. No el ruido del viento en sus hojas, ni tampoco la brisa que las hace susurrar, sino su propio sonido, el sonido del tronco y el sonido silencioso de sus raices. Hay que ser extremadamente sensible para poder escuchar ese sonido. No es el ruido del mundo,  ni el de la habladuria del pensamiento, tampoco el de las disputas humanas o de las guerras,
                                 sino el sonido propio del mundo".